Santa Fe, Jueves 15 de noviembre de 2018

NOTICIAS

03-03-2010

Es muy triste ver a Ruben Giustiniani, en el mismo bloque que Reutemann y Menem

Version imprimible

Ver imagen

Así lo señaló hoy, Marcelo Brignoni, Diputado del Encuentro por la Democracia y la Equidad de Santa Fe, y fundador del Frente Progresista de esa provincia, que llevó a la Gobernación a Hermes Binner en el año 2007

Brignoni consideró hoy “…es cierto que como todo espacio plural, el Frente Progresista tuvo distintas miradas sobre lo nacional, pero la foto de hoy, con Giustiniani abrazado a Reutemann y Menem para desestabilizar al Gobierno Nacional, es la consumación final de una esperanza rota que termina siendo el Frente Progresista. Junto a un reducido núcleo de compañeros, allá por el año 2003,  junto a Hermes Binner y Miguel Paulón,  sentamos las bases de una esperanza destinada a terminar con el reino del menemismo reutemanista en Santa Fe. Imaginabamos entonces, que con Hermes Binner gobernador, recuperaríamos la dignidad y el orgullo de gestionar los asuntos públicos, con la vista puesta en aquellos que menos tienen, los que todo lo necesitan. Que después de las inundaciones que azotaron la provincia, de su terrible secuela de dolor e injusticia, podríamos reparar moral, social y económicamente a sus victimas. Que para el 2007, ya podríamos empezar a pensar en una mucho mas justa distribución de la riqueza, a través de las herramientas que el Estado provincial debe implementar. Que el modelo sociopolítico absolutamente injusto instaurado por un justicialismo dependiente de las corrientes neoliberales, podía y debía ser reformulado. Que la justicia actuaría para evitar la complicidad con los autores de la masacre del 2001. Que por fin, con Hermes Binner gobernador, llegaría la hora de terminar con la herencia menemista, enquistada en esta provincia que prohijó a uno de sus hijos dilectos. Imaginábamos que el modelo que permitió recuperar y desarrollar la ciudad de Rosario, podía ser extendido al resto de la provincia. Que una burocracia parasitaria, enquistada no solo en el gobierno, sino en cada factor de poder, vería llegar el fin de sus privilegios. Que aquel Hermes Binner que en el año 2003, estuvo muy cerca de alcanzar la gobernación, sería el artífice de una reconversión imprescindible en todos los órdenes de nuestra vida social. Que los factores de poder que han condicionado el crecimiento de la provincia, serían derrotados por la planificación, la participación popular, la transparencia, y el mejoramiento de la condición de los más débiles como norte absoluto del Estado provincial….”


Brignoni continuó diciendo “…eran tiempos de soñar. De prepararse para enfrentar los desafíos de una estructura de poder desde hace años dueña de las decisiones, con independencia de quien gobierne. Se constituyeron equipos de trabajo, la participación popular alcanzó cifras pocas veces igualadas, el entusiasmo evidente en amplias capas de la población, mostraban ya, el camino del triunfo que llegaría por fin en 2007. Dos años y algunos meses después, asistimos a un triste espectáculo, organizado por los monopolios, y del que forman parte algunos de aquellos con los que compartimos sueños, proyectos e ideales. A una serie de conflictos que el propio gobernador Binner califica como los mas graves de la vida democrática: docentes en huelga, empleados públicos movilizados, hospitales con trabajadores de la salud indignados por la falta de respuesta a sus reclamos, municipales paralizando todas y cada una de las localidades de nuestra provincia, intendentes y presidentes de comunas clamando fondos para afrontar erogaciones corrientes, se le opone una actuación al menos sinuosa de aquel compañero que como candidato se comprometió a sostener sus convicciones contra viento y marea, enarbolando su versión de un socialismo con respuestas integrales, y hoy se nos muestra tristemente un  maridaje con sectores claramente golpistas. A este presente de sometimiento ante aquellos “dueños del poder” a los que íbamos a combatir, y con los que hoy se comparten no solo proyectos, sino espacios de construcción política que nada tienen que ver con aquellos  sueños, seguiremos poniendo la utopia, la defensa de la plataforma del Frente Progresista y nuestro histórico compromiso con los que menos tienen.  A la constante negativa a tomar decisiones que aliviarían el peso de la crisis provincial, afectando a aquellos que durante años, con el reutemanismo en el poder y aún ahora, siguen acumulando riquezas, le opondremos nuestra sincera vocación de colaborar con la democratización de las obligaciones impositivas, en beneficio del conjunto. Hoy vemos que de aquel entusiasmo primigenio que instaló al actual gobernador en el puesto de mando de la segunda provincia mas importante del país, y para el que muchos trabajamos, aparece hoy trágicamente, la imagen de Rubén Giustiniani, Carlos Menem, Carlos Alberto Reutemann y Jorge Obeid, mezclados y sonrientes para la foto, compartiendo el antidemocrático objetivo de desestabilizar al gobierno nacional. La realidad más cruda ha vencido una vez más a los sueños. Las ilusiones han vuelto a desvanecerse una vez más en el aire. Sin embargo, y a pesar de todo, seguiremos luchando por una provincia y un país para todos y todas. Después de lo que vimos, escuchamos y leímos los santafesinos en las ultimas elecciones como resultado de la confrontación de “ideas” entre el presidente del partido socialista y el hombre que inundó a los santafesinos sin haber dado una mísera explicación, es increíble a solo meses de ello, verlos acompañados y sonrientes tras un objetivo común. Una vez más habrá que recomenzar. Sólo se pierde la lucha que se abandona. Nuestro pueblo tiene un largo camino de luchas y sinsabores. Lo acompañaremos como antes, lo acompañaremos como siempre…”