Santa Fe, Martes 11 de diciembre de 2018

NOTICIAS

08-05-2008

Media Sanción a la Ley de Microcrédito en Santa Fe

Version imprimible

Texto Completo del Proyecto VotadoTexto Completo del Proyecto Votado

Ver imagen

La Cámara de Diputados sancionó hoy por unanimidad, un Proyecto de Ley del Diputado Marcelo Brignoni mediante el cual, la Provincia de Santa Fe se incorpora al Sistema Nacional de Microcrédito. La norma, destinada a financiar a través de pequeños préstamos a tasa subsidiada, la actividad de emprendimientos individuales o asociativos de sectores de alta vulnerabilidad social, está destinada a fomentar la organización en torno a la gestión del autoempleo, a través de cooperativas de trabajo o mutuales, en el marco de la Economía Social. El Programa impulsa emprendimientos que realicen actividades de producción de manufacturas, y comercialización de bienes y servicios, urbanos o rurales, en pequeñas unidades productivas

Brignoni, autor de la iniciativa consideró “...esta legislación es importante, porque viene a ordenar el tratamiento de la materia en nuestra provincia, su relación con el orden nacional, y con los “Actores de la Economía Social”, quienes van a ser los beneficiaros directos del microcrédito, en cada una de las localidades de nuestra provincia. Y es también importante porque claramente se ocupa de un sector de la sociedad, que quedó virtualmente fuera de la economía, a partir de las nefastas políticas neoliberales de la década del noventa, y de la impericia para corregirlas, que determinaron la crisis de 2001. La sola mención del recuerdo a los masivos clubes del trueque de aquellos días no tan lejanos, nos señala la magnitud de aquel deterioro...” Brignoni explicó que “...la Ley Nacional N° 26.117 define los indicadores vinculados a los criterios de selección y montos de apoyo hacia los destinatarios del Programa. De esta manera se deja establecido cual es el limite de financiamiento para que hablemos de microcrédito y quienes son sus beneficiarios y propulsores. En un tiempo de escasa memoria sobre nuestro pasado inmediato, también nos parece importante recordar aquí que el inicio de las experiencias institucionales de microcrédito y banca solidaria que se dio en nuestra provincia, tiene su origen en Firmat, allá por los inicios del año 2002, con el invalorable aporte de la convicción del Intendente Carlos Torres, y de un entusiasta y comprometido equipo de trabajo encabezado por Gabriel Gimenez, para quienes es necesario hacer un merecido  reconocimiento hoy. Leyes como aprobamos en la fecha, son importantes para quienes creemos en las intervenciones estatales, que mejoren la redistribución del ingreso, y la condición de vida de los sectores más postergados de nuestra sociedad, sobre todo en un momento donde no abundan las actitudes solidarias y altruistas. Es bueno recordar aquí Señor Presidente, tan solo como ejemplo de lo que nos falta recorrer que el 80 por ciento de los últimos 1.042 convenios colectivos de trabajo firmados entre sindicatos y cámaras empresarias, según cifras del propio Ministerio de Trabajo, solamente trataron aspectos salariales, ante la falta de aceptación de parte de los sectores empresariales, de cláusulas referidas al mejoramiento de las condiciones de trabajo...”. Brignoni ofreció algunas cifras “...en lo que tiene que ver con nuestra provincia, también vale recordar que el Mercado no derramó mejoras sobre el conjunto de la población, como aún algunos, intentan hacernos creer. En el Gran Santa Fe, la brecha social entre los que menos ganan y los que más reciben es de 43 veces. Esa diferencia a nivel nacional es hoy de 31 veces. El 20 por ciento de los santafesinas y santafesinos del departamento La Capital con empleo, demandan otro trabajo porque no les alcanza para vivir. Teniendo en cuenta el valor de la canasta familiar del mes de marzo de 2008, en la zona del Gran Santa Fe, hay más de 150 mil santafesinos cuyas familias no alcanzan los 1271,68 pesos, de ingresos en su hogar. Esto quiere decir que los ingresos individuales de la población del aglomerado Santa Fe, determinan que más de la mitad de las personas son pobres, a pesar de lo cual hay una rebelión fiscal de los que más tienen. En el Gran Rosario, entre los que más ganan, que tienen ingresos de alrededor de 10 mil pesos mensuales, y los que menos ganan, que apenas superan los 200 pesos, hay un abismo social de 50 veces. En la Región Metropolitana de mi ciudad, casi el 50 % de las personas con trabajo no llegan a los 1271,68 pesos de ingreso familiar que es el valor de la canasta básica de emergencia, según el INDEC, en marzo de 2008. Casi la mitad de los habitantes del gran Rosario son pobres, aunque poco aparezca de ellos en los medios de comunicación...”. El legislador continuó expresando “...estos números marcan las más importantes cosas pendientes de nuestra provincia, y en ese marco, la adhesión a la ley nacional de microcrédito, solidaria y sensatamente impulsada por el Gobierno Provincial, con el consenso invalorable de todos los diputados se transforma en una herramienta importante para mejorar la realidad de la existencia cotidiana de muchísimas familias en la provincia de Santa Fe. Considerando además al microcrédito como una herramienta de promoción social, claramente de aplicación Local, la implementación de este programa puede ser una herramienta de ingreso social a la ciudadanía de muchas santafesinas y santafesinos, en cada una de las comunidades en  que se desarrolle, sobre todo en las pequeñas localidades del interior provincial, y sabiendo de las inequidades actuales, en muchas de esas localidades. En la actualidad,  el trabajo en negro en el sector rural del interior de la  provincia de Santa Fe, estaría en el orden del 67,3 por ciento, según datos del Ministerio de Trabajo. El salario promedio de estos trabajadores es de 1.100 pesos contra los 1.904 pesos que perciben en promedio  los trabajadores en blanco de los demás sectores. Con sueldos superiores a los 2 mil pesos solo están registrados 26 mil trabajadores rurales del millón trescientos mil existente en todo el país. La resignación parece tan grande que La Unión Argentina de Trabajadores Rurales del departamento Caseros pidió recientemente que se flexibilicen los requisitos para acceder a planes habitaciones construidos por el estado. “La idea es lograr que obreros del sector que trabajan y no pueden justificar sus ingresos también tengan la posibilidad de inscribirse en los registros y participar en los sorteos de viviendas”, según publicó el diario La Capital de Rosario, el miércoles 16 de abril de 2008...” Finalmente Brignoni recordó algunos datos del avance social de los últimos tiempos“...por todo esto me parece muy importante la sanción dada a esta adhesión a la Ley Nacional de Microcrédito,  una buena idea del Gobierno Nacional, que se enmarca en una política social y económica, que aún con errores merece recordarse, en el medio del debate que atraviesa nuestro país por estos días, en algunos de sus trazos - Durante 58 meses seguidos, creció el Producto Bruto Interno, a un promedio del 8% anual, lo que constituye el mayor ciclo de crecimiento económico de los últimos cincuenta años.
- El 76% de los acreedores externos, aceptaron la quita y reformulación de la deuda publica argentina, en la operación de este tipo, más exitosa que se conozca en la historia reciente, en el mundo. Además de la reducción en su monto, se mejoró la composición y los plazos de pago. La proporción en pesos sobre el total pasó del 3% al 37%; la proporción en dólares de la deuda reestructurada bajó del 66% al 37% y los plazos de pago se extendieron, algunos a más de 40 años.
- Se canceló en forma anticipada la deuda con el Fondo Monetario Internacional, permitiendo mayores cuotas de autonomía, en las decisiones de política económica doméstica y liberando recursos para la inversión, que hasta entonces estaban inmovilizados como reservas.
- Se incrementaron las reservas de nuestro país hasta llegar a los 50.000 millones de dólares actuales, con superávit fiscal permanente.
- Se redujo la tasa de pobreza en 24 puntos y la de indigencia en 19. Esto significa que cada uno de los días de ese gobierno, salieron de esa situación 6800 personas.
- También se redujo la distancia que deben recorrer hasta superar la línea de pobreza quienes aún siguen sumergidos por debajo de su nivel. En mayo de 2003 los hogares pobres necesitaban aumentar sus ingresos en un 50% para dejar de serlo, ahora en un 40%.
- Uno de cada tres jubilados o pensionados mayores de 65 años vivían en estado de pobreza, proporción que hoy se redujo a uno de cada dieciséis. O dicho en otros términos: los nueve aumentos sobre la jubilación mínima (que tuvo un  incremento de más de un 150 por ciento más) y el incremento del 17 por ciento para quienes cobran por encima de los mínimos, hizo que los jubilados pobres pasaran del 29 al 7 por ciento del total. En términos numéricos equivale a 6.100 jubilados pobres menos por día de gobierno. La transferencia anual de recursos hacia los jubilados fue de 3.300 millones de pesos.
- En el mismo lapso se generaron 2.165 nuevos puestos de trabajo por día, luego de un lustro de destrucción neta de empleo que abarcó las presidencias de Menem y también la gestión de la ALIANZA. Esto permitió reducir a la mitad los planes de ayuda a Jefas y Jefes de Hogar Desocupados, del 5,2 por ciento al 2,7 de la Población Económicamente Activa de las ciudades. La tasa de desempleo se redujo del 26,6 por ciento en el primer trimestre de 2003 al 8,5 en el segundo trimestre de 2007.
- A fines de 2001, las diferencias entre máximos y mínimos de los sueldos básicos de convenio era de 3,74 veces. Hoy, esa brecha se redujo a poco más de dos veces. El salario promedio privado creció más del 21 por ciento en tan solo un año, entre diciembre de 2006 y el mismo mes de 2007, y eso es un proceso nítido de redistribución del ingreso, que implica una mejora de unos 6 puntos de poder adquisitivo sobre el costo real de vida, tan solo en ese lapso.
- Luego de doce años de informalidad creciente, se inició el ciclo de formalización del mercado de trabajo, con una caída de la tasa de trabajo en negro de dos puntos por año (del 48 inicial al 40 por ciento a fines de 2007). Se quebró así por primera vez el pavoroso ritmo de ascenso en la precarización laboral de la década pasada (0,5 de Población Económicamente Activa asalariada informalizada por año, durante los noventa).
- Las franjas medias y medias altas de la sociedad, con ingresos mensuales desde los 1.900 hasta los 15.000 pesos por hogar, representaban el 23 por ciento de la estructura social nacional en mayo de 2003, pero ahora comprenden al 35 por ciento de la población, entre quienes se encuentran la gran mayoría de los productores agropecuarios, que estaban casi fundidos antes de 2003.
- El ingreso promedio por hogar era de 900 pesos en mayo de 2003 y llegó a los 1.800 a fines de 2007. Un incremento, del 100 por ciento. 
- El poder adquisitivo general de los salarios (aumentos nominales menos impacto inflacionario) creció casi un 15 por ciento. A marzo de este año todos los trabajadores han recuperado parte de su capacidad de compra, salvo los empleados públicos, que respecto a mayo de 2003 perdieron un 2,5 por ciento de poder adquisitivo. Pero el incremento del 19 inicial acordado hace muy poco a nivel nacional, también modifica esa situación.
Esperemos que pronto el Sistema Provincial de Microcrédito sea una realidad en Santa Fe, y avancemos en una imprescindible Justicia Social, con igualdad de oportunidades...”