Santa Fe, Domingo 28 de mayo de 2017

NOTICIAS

27-09-2012

El voto a partir de los 16 años es un Derecho que merece nuestro apoyo

Version imprimible

Ponencia sobre el Voto 16 años del FORO PARLAMENTARIO por la INFANCIAPonencia sobre el Voto 16 años del FORO PARLAMENTARIO por la INFANCIA

Ver imagen

Esa fue la opinión que el FORO PARLAMENTARIO por la INFANCIA expuso ayer en las Audiencias Públicas que se llevan adelante en el Senado de la Nación. Las mismas, que se iniciaron el último 19 de agosto y continuaron ayer en la ciudad de Buenos Aires, han sido convocadas por la Comisión de Asuntos Constitucionales presidida por el Senador Marcelo Fuentes, para recabar opiniones y fundamentos sobre la posibilidad de que a partir de los 16 años los y las jóvenes de nuestro país tengan Derecho a votar a sus representantes gubernamentales. Esa propuesta está contenida en el Proyecto de ley que modifica el actual régimen electoral otorgando este nuevo derecho que actualmente está vigente a partir de los 18 años de edad. Marcelo Gastaldi, Avelino Lago y Marcelo Brignoni representaron en este debate al FORO PARLAMENTARIO por la INFANCIA

Marcelo Brignoni consideró “…es absolutamente deseable y saludable para nuestras instituciones democráticas  que los y las jóvenes puedan votar a partir de los 16 años. Este nuevo derecho es una necesaria respuesta a la reconfortante sensación que produce el renacido interés de nuestra juventud en la actividad política, en el debate de los asuntos públicos y en el compromiso con la comunidad. Es absolutamente claro que los y las jóvenes de 16 años tienen sobradas y probadas capacidades y responsabilidades para involucrase junto al resto de la comunidad en la elección de nuestros gobiernos, y esta posibilidad debe ser apoyada y concretada institucionalmente a través de una ley, que modernice nuestra sistema electoral y avance positivamente en la expansión de los derechos de nuestros adolescentes. Los mismos además tienen rango constitucional en nuestro país, desde 1994, cuando nuestro principal texto jurídico incorporara la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas a nuestra legislación de fondo…”.

Avelino Lago señalo “…han quedado atrás felizmente décadas de indiferencia y de apatía por parte de los jóvenes, cuando los asuntos públicos eran un factor de escasa o nula atracción para ellos, lo que potenciaba su falta de compromiso, y la política solo motivaba repudio a sus actores y procedimientos. Hoy muchos de ellos comparten un modelo de estado, y un proyecto de Nación que los provoca a formar parte del cambio, o proponer modelos alternativos. En nuestro país la dictadura operó como un actor terrible que nos señaló a cada momento, que “si participas, cosas muy graves te pueden pasar”, y  muchos padres vivieron esa etapa tan profundamente, que desalentaron en sus hijos, todo tipo de participación activa. El tiempo transcurrido en esto casi 30 años de recuperación democrática nos compromete a crear espacios de discusión para los jóvenes. También a impulsar normas que provoquen y activen su participación en la búsqueda de dirección y sentido de la sociedad, otorgando certidumbre, futuro y oportunidades para su desarrollo como ciudadanos a través de políticas públicas permanentes. El desafío para el Estado es para los próximos años, trabajar desde abajo hacia arriba, con los y las jóvenes, mejorando el trabajo transversal con todas las áreas de gobierno, y todas las instancias institucionales y políticas de nuestro país. La concreción del voto a partir de los 16 años es una mejora deseable y elogiable de la expansión de derechos de nuestra juventud que debe ser apoyada…”

Marcelo Gastaldi señaló “…se ha dicho hasta el cansancio que la inversión y el interés de las políticas públicas hacia la infancia y la adolescencia han estado condicionadas por la imposibilidad de niños, niñas y adolescentes de poder votar y así participar en forma directa y llamar la atención sobre la problemática de su agenda etarea. Este proyecto claramente avanza en la defensa de  los derechos de la infancia y la adolescencia, ya que les otorga una herramienta explicita y concreta para expresar sus opiniones de manera vinculante hacia las políticas públicas que los gobiernos lleven adelante, a través del voto. Esto es un avance en la defensa de sus derechos y un intento valedero de mejorar aun más el interés de nuestra juventud en los temas públicos que impactan sobre su propia vida cotidiana y la de sus familias y su entorno comunitario. Es elogiable desde todo punto de vista y claramente merece nuestro apoyo…”