Santa Fe, Martes 22 de agosto de 2017

NOTICIAS

07-06-2017

El Día del Periodista y el Periodismo Independiente

Version imprimible

Ver imagen

Este 7 de Junio se celebra un nuevo Día del Periodista, conmemorando la Fundación del Diario la Gaceta, impulsado por Mariano Moreno, en tiempos de la Revolución de Mayo. La sola descripción del acontecimiento histórico referido, nos indica que desde siempre la “prensa” ha tenido un rol político interventor en los debates públicos, acerca del poder y la política. Solo desde hace pocos años, y como parte del bagaje de intervención cultural diseñado por los impulsores del Consenso de Washington, allá por principios de los noventa, aparece fuertemente el falso concepto de “periodismo independiente”.

El concepto de “periodismo independiente”, comparable ontológicamente, al de fuego húmedo, o agua seca, emerge junto a la consolidación de los medios de comunicación audiovisuales y tecnológicos, los que empiezan a capturar centralmente el lugar de la noticia, arrinconando a la prensa escrita, en el sitio de la opinión “post noticia”.

Difusor de ideas, tribuna de doctrina, defensor del pueblo, son algunas de las definiciones históricas, que insólitamente dejan paso al concepto de “periodismo independiente”.

Mas allá del esfuerzo realizado por el neoliberalismo, y de las transformaciones sucedidas en la construcción de “subjetividad capitalista”, el empeño en intentar demostrar en términos mediáticos y periodísticos, la “objetividad” como verdad absoluta, carece de veracidad minima como para ser considerado. 
 
Lo único realmente cierto de este debate, y científicamente demostrable, es que todo, pero todo, en el campo de lo real y de lo pensado, es subjetivo. Basta con decir que algo no existe, para que empiece a existir, aunque solo sea en el campo de esa palabra. De hecho, hasta el principio de incertidumbre, que ratifica la idea de que todo es distinto según desde donde se lo mire, ratifica la inexistencia de la “objetividad analítica” que intentan impulsar los medios de comunicación y algunos periodistas, para con el debate de las “ciencias sociales”.
 
El método que se pretende objetivo, sólo esconde la justificación metodológica de un posicionamiento, destinado a denostar a la política, tal vez el último obstáculo a vencer, para el logro de una sociedad de mercado total, con un darwinismo social salvaje, total y definitivo. El sueño de “a cada cual lo que se pueda ganar” del mundo neoliberal.
 
Aquella vieja teoría de la “minoría consistente” destinada a presentar en términos públicos, intereses minoritarios como globales, se mueve en el trasfondo de este debate.
 
El pensamiento neoliberal, defiende un “periodismo independiente”, “neutro” “objetivo” que no existe, no ha existido ni existirá. El pensamiento neoliberal, como todo pensamiento de clase dominante minoritaria, debe esconder su “sectorialidad” para sobrevivir a una democracia cuantitativa. El concepto del “periodismo independiente”, y el lugar que le asigna a la “sociedad civil”, son las dos partes de una misma “pinza” destinada a presionar sobre la política y ahogar a cualquier democracia popular y transformadora.
 
En el capitalismo neoliberal, los medios de comunicación neoliberales y capitalistas, expresan la defensa de sus intereses y no la búsqueda de una “verdad objetiva”,  por cierto inexistente. Quienes invocan esa supuesta “neutralidad valorativa” del “periodismo independiente”, responden a la necesidad del neoliberalismo, de presentar los intereses de sus “escasos beneficiarios”, como el “interés general”.
 
El conjunto del periodismo, tal cual lo conocemos y teorizamos en la actualidad, responde a una estructura de pensamiento cultural, ideológico y subjetivo sectorial. Los medios más comprometidos con el neoliberalismo, son sin embargo los que menos lo admiten y  los que más se pregonan independientes, a sabiendas de no serlo, imponiendo a sus directores, a sus periodistas, y a su desprevenida audiencia, la defensa de una inexistente independencia.
 
La “independencia del periodismo independiente” no es otra cosa que la excusa para vender mentiras como si se tratase de verdades, y ha cumplido y cumple un rol central en el debate de sentido cultural y político en América Latina. 
 
Sin embargo, la presencia de gobiernos populares de esta última década en la Región, ha sido un obstáculo importante para la implementación de esta mentira, que sin embargo ha podido influir para que “quienes estaban bien sientan que estaban mal”, aunque difícilmente pueda influir en la idea de que “quienes están mal, puedan sentir que están bien”. 
 
Combatir en el debate, el rol auto asignado al concepto de “periodismo independiente”,  es central para desenmascarar el intento de construir un sentido común, programado para destituir y desarmar gobiernos de mayoría, y perseguir y condenar fuerzas políticas y dirigentes populares,  en todo el mundo. 
 
Ejemplos sobran, Brasil, Argentina, Libia, Francia, Siria y muchos más.
 
El rol de los periodistas comprometidos con la verdad de los intereses populares, con la busqueda de la igualdad y la construcción de un mundo de paz, es central en estos tiempos.
 
Feliz día para ellos y nuestro acompañamiento en su lucha.