Santa Fe, Domingo 27 de septiembre de 2020

NOTICIAS

04-08-2020

Balance de un acuerdo imprescindible

Version imprimible

Ver imagen

OPINIÓN via @ElPaisDigitalOK La tarea de Guzmán, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en este marco tan hostil no deja de ser elogiable, a pesar del alcance de lo anunciado.

Cuando todo presagiaba mayores dificultades para la renegociación de la deuda externa que nos dejaron de regalo Macri y su banda, el gobierno flexibilizó su oferta del último 6 de julio frente a la Security and Exchange Commission (SEC, la Comisión de Valores de los Estados Unidos), para anunciar un acuerdo con el Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Bonistas del Canje, más algunos tenedores de menor volumen a los que denominó “Acreedores que Brindan Respaldo”. Para efectivizar el acuerdo, Argentina extiende la fecha de vencimiento del 4 de agosto a las 5:00 p.m. de Nueva York hasta el 24 de agosto de 2020, hasta las 5:00 p.m. de la Ciudad que alberga a Wall Street.
 
De la oferta que preveía una admisión de deuda de 53,5 dólares por cada 100 dólares emitidos como deuda original, se la lleva a 55 dólares promedio. Se modificó el cronograma de pagos haciéndolo más cercano y se dejó en suspenso la vigencia de las cláusulas de acción colectiva, manteniendo la sede extranjera de toda la nueva serie reestructurada para litigios futuros entre partes. Buen negocio para los bonistas, única alternativa para nuestro país, ya sin resto y en virtual default desde el reperfilamiento de Lacunza.
 
El nuevo valor presente neto acordado entre los 53,50 dólares ofrecidos y la contraoferta de los acreedores que pedían 56,50 dólares por cada 100 dólares emitidos, se partió en un fifty-fifty que formalizó en el medio la diferencia de 3 dólares entra ambas cifras. De allí surgió el acuerdo de 55 dólares por cada 100. La diferencia está en el orden de 1300 millones de dólares extra a favor de los bonistas, pagaderos en diez años a razón de 130 millones de dólares anuales.
 
También se modificaran las fechas de pago de los nuevos bonos previstas para el 4 de marzo y el 4 de septiembre de cada año, al 9 de enero y 9 de julio de cada año, y los nuevos bonos a ser emitidos como compensación por intereses devengados y compensación por consentimiento adicional comenzarán a amortizar en enero de 2025 y vencerán en julio de 2029.
 
Es decir que se estima que el primer pago del cupón de reestructurados (intereses) será el 9 de enero de 2021. Los intereses pactados a priori, no comunicados oficialmente aun, irían desde un 3.5 % inicial hasta un 5.5%. Intereses razonables para las tasas usurarias que pago la Argentina de Macri, pero que siguen siendo usurarios comparados con el 0.3% de la tasa de referencia de la Fed Estadounidense.
 
Además, los bonos que serán emitidos como compensación por los intereses devengados que no se pagaron, comenzarán a amortizar antes, como otra de las concesiones a los acreedores.
 
En tanto, los nuevos bonos 2030 en dólares y euros comenzarán a pagar en julio de 2024, ya con un nuevo gobierno en Olivos y vencerán en julio de 2030. Se desprende del paper difundido por el Ministerio de Economía, que la primera cuota tendrá un monto equivalente a la mitad de cada cuota restante. La serie de bonos 2038 en dólares y euros de contraprestación por los bonos de descuento existentes, empezarán a pagar en julio de 2027 y vencerán en enero de 2038.
 
Queda por ver cómo reaccionarán los “mercados” en los próximos meses y si aquella vieja consigna de especuladores y brokers también se aplica a nuestro país. Eso de “se compra con el rumor y se vende con la noticia” tiene final abierto aún.
 
La tarea de Guzmán, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en este marco tan hostil no deja de ser elogiable, a pesar del alcance de lo anunciado. Argentina se las tuvo que arreglar sola. La andanada internacional de solidaridad real con nuestras dificultades nunca llegó, más allá de declaraciones y solicitadas.
 
Viendo las consecuencias que tiene sobre nuestro pueblo, el accionar de los endeudadores seriales que asolan nuestro país cada tanto, se torna imprescindible después de este acuerdo, terminar con la impunidad de esos saqueadores. Si los impunes de hoy, no son denunciados, juzgados y penados, el sacrifico que le significará esta mochila al pueblo argentino volverá a ser en vano, y ellos lo volverán a hacer. a