Santa Fe, Martes 11 de diciembre de 2018

NOTICIAS

12-09-2009

Importante respaldo Santafesino, a una nueva Ley de Radiodifusión

Version imprimible

Ver imagen

En las instalaciones del Centro Cultural Ideal de Venado Tuerto, se presentó y debatió el Proyecto de Ley de Servicios Audiovisuales que se discute por estos días, en la Cámara de Diputados de la Nación, en el marco de un Foro organizado por el Espacio Carta Abierta de esa ciudad. Funcionarios Públicos, Organizaciones de la Sociedad Civil, Dirigentes, Periodistas, Empresarios de la Radiodifusión y Ciudadanos de toda la Provincia, discutieron en la noche de ayer los aspectos y alcances más salientes de una vieja deuda de nuestra democracia, como es la necesidad de un nuevo marco normativo, que garantice la libertad de expresión, la libertad de opinión, y el derecho a informase libremente, sin intermediación de monopolio alguno. Marcelo Brignoni, Diputado de Santa Fe, Juan Carlos Bettanin, periodista y Director Ejecutivo de la Fundación Ciudadanía Social, Pablo Hernández, Director del COMFER, Santiago Plaza, integrante de Carta Abierta Buenos Aires, y Daniel Fossarolli, Secretario de la Federación Argentina de Radios Comunitarias, condujeron un rico debate coordinado por el periodista venadense Abel Pistrito, que dio como saldo un unánime respaldo de los presentes a la necesidad de construir una nueva ley de servicios audiovisuales para la democracia

Marcelo Brignoni consideró  “…es absolutamente obvio que este denbte es trascendental para nuestra democracia, que discute en estos días si los intereses comercailes de los monopolios multimediales son mas importantes que el derecho a informarse plural y libremente de nuestra población. Un pensador como Karl Popper, defensor de la libre empresa y del mercado escribió con toda lucidez que “… toda libertad debe ser limitada para serlo efectivamente. No hay libertad que no tenga necesidad, de ser limitada en democracia…”. El mayor pensador liberal del siglo XX nos advirtió sobre los nuevos peligros totalitarios de la sociedad de la imagen, que quince años después de su muerte, se han ido haciendo cada vez más obvios y que increíblemente algunos políticos que parecen empleados de algunas empresas y no representantes del pueblo, se niegan a admitir. Si admitimos que son cuatro los parámetros que forman al Opinión Publica, la educación, la información, la propaganda y la publicidad, vemos que solo una parte de la educación permanece en poder del estado, y a tiro del voto de la ciudadanía para elegir sus administradores. Los tres restantes son ajenos a la elección democrática de sus administradores y contenidos, y al control ciudadano con la actual ley de la dictadura. El periodismo no es objetivo, porque los hombres no somos objetos. Es tan subjetivo como todo en la vida. Siempre miramos la realidad con determinada perspectiva, desde un lugar. Y el acuerdo de los medios de comunicación con sus oyentes, televidentes o lectores, es que siempre deberían saber  dónde estamos parados esos medios. Desde dónde se les habla, desde donde se les escribe. Esto situación, habitual y normal en muchas partes del mundo, no lo es lamentablemente en la prensa argentina. Tan solo como ejemplo está la prensa de los Estados Unidos. Ante cada elección, ya sea a presidente o a representantes, los diarios -grandes y pequeños-se hacen cargo en sus editoriales del candidato al que apoyan, y los periodistas confiesan abiertamente sus preferencias para no engañar a sus oyentes. Les dicen a sus oyentes, televidentes o lectores, por qué creen que un señor o señora es el mejor candidato para el cargo que se elige. Esta debiera ser natural en argentina, del mismo modo que seria natural admitir que las licencias, que otorgan los estados en todo el mundo son concesiones temporales de un bien inalienable del pueblo que es el espacio radioeléctrico. Lamentablemente en nuestro país, algunos monopolios creen que el espacio radioeléctrico les pertenece para siempre desde aquel nefasto criterio privatizador de los noventa que pretendió transformar a los derechos de la  ciudadanía, en opciones de los consumidores. Esta nueva ley es imprescindible para el pueblo argentino, y ojala así lo entiendan nuestros representantes…”